El P. Hernán José Rodríguez celebra sus 25 años de sacerdocio

El P. Hernán José Rodríguez, religioso dehoniano en Venezuela, ha celebrado este mes de junio 25 años como sacerdote. Desde San Carlos (estado de Cojedes) nos envía este escrito donde transmite sus sentimientos y su agradecimiento por pertenecer a los Dehonianos.

2“…Y TE DAMOS GRACIAS PORQUE NOS HACES DIGNOS DE SERVIRTE EN TU PRESENCIA…”

“Tomen y coman, tomen y beban…” palabras que esa tarde, esa noche, ese amanecer resonaban por todo mi cuerpo, en mis pensamientos en mi alma: Esa mañana de San Antonio sería Sacerdote del Señor, yo también habría de pronunciar semejantes palabras. Tendría tu inmensidad entre mis frágiles manos. Vería ante mis ojos realizarse el mayor de los milagros: un trozo de pan, un poco de vino transformarse en Alimento de Vida.

Ese día, ese santo día, amaneciste en mí. Ataste a mi cintura tu amor castísimo para mantenerme en tu presencia, digno y santo, tu autoridad de Pastor colocó sobre mis hombros la fragilidad de tu rebaño, y me abrazaste en tu amor inmenso. Y revestido de ti, subí a tu altar hace 25 años.

Ese día me miraste y en la profundidad de tus ojos me mostraste la fuente de la vida, donde nacerían los hijos de la Iglesia, tus hijos. Hablaste tiernamente a mi corazón, para que escuchara con compasión al pecador que te busca y en acto misericordioso conociera tu perdón. Tocaste mi boca con tus manos e hiciste que tus Palabras fluyeran en mi predicación haciéndome tu mensajero.

Ese día, ungiste mis manos para bendecir, sanar, ser gesto, caricia misericordiosa entre los debilitados por las enfermedades del alma y del cuerpo. Ese día, me recordaste tu alianza de amor eterno para que les contara a los hombres y mujeres que solo se puede amar como el Padre Dios nos ha amado.

Lleno de ti comencé a caminar entre la inexperiencia y los ímpetus propios de la juventud, entre el miedo escénico y mis deseos de seguirte, entre la alegría de servirte y el nadar en un mundo necesitado de muchas cosas pero sobre todo de ti.

Me regalaste el don de la creatividad, de la palabra escrita y del diseño, me invitaste a ser tu publicista y desde entonces cuántos lápices de grafito y de colores, marcadores y pinturas acompañados de mis pinceles y papeles te han anunciado, convirtiendo esas herramientas en medios para que a través del arte te pudieran encontrar y seguir.

Me has regalado una gama de experiencias como tantos colores tiene la naturaleza. Contigo he vivido días oscuros donde mi fragilidad humana dialogó con tu fuerza y tomado de tu mano me acompañaste entre esos grises tormentosos, entonces aprendí a comprender los errores humanos, a comprender las caídas del pecador.hernán rodríguez

Contigo he vivido días claros, bañados de azules infinitos, mostrándome los caminos por los que como discípulo de tu Corazón me enseñaron a amar en gratuidad, a descubrir al prójimo, a caminar entre los tuyos, entre los nuestros.

Contigo he vivido días brillantes, donde he contemplado tu cuerpo sacramentado haciendo que mis palabras y mis silencios se transformaran en alabanza y bendición. Contigo he caminado entre un sinfín de adolescente con ellos conocí la paternidad espiritual, he caminado junto a los niños conociendo la inocencia irrompible de un amor puro, he caminado junto a los maestros de la vida, viendo como su sabiduría se apoderaba de mi andar y viendo la limitación de este mundo pero abriendo el alma hacia tu cielo infinito.

Contigo he visto regenerarse el corazón de muchas personas que se hallaban lejos de ti, he visto dibujarse la bienaventuranza en el rostro de muchas personas que angustiadas y tristes se han acercado a mí para que los escuchara. Contigo he visto el dolor de la muerte transformarse en esperanza de resurrección.

Contigo he amado a la Iglesia, a los santos,  a sus pastores. Contigo se amplió el sentido de la comunidad y aceptar el don del laico a tu servicio

Contigo he sido maestro y discípulo, acompañando en la enseñanza de tu Palabra, en la enseñanza de tu Iglesia, en la enseñanza de la vida.

Hoy sigo diciéndote: échame una mano en todo lo que me has puesto hacer. Sigo diciéndote que celebrarte no se haga rutina, ni un deber hacerlo. Sigo diciéndote: haz mi corazón semejante al tuyo. Que no pierda la emoción cuando pronuncie: TOMEN Y COMAN, TOMEN Y BEBAN.

Hoy, situado unos minutos más allá del mediodía de mi vida te contemplo, me sonrío y repito las palabras de la plegaria eucarística que muchas veces rezo “te damos gracias porque nos haces dignos de servirte en tu presencia”.

Agradecer con los ojos humedecidos por la alegría de saberme elegido por tu amor, y aunque muchas veces he tropezado has seguido eligiéndome cada día. Agradecer los ratos que han sido tuyo y míos en este largo caminar bajo la lluvia, contemplando los atardeceres, dejándome sorprender por la belleza de la luna y de la entera creación.

Agradecer por las tantas manos que se han juntado en tu presencia para orar por mí, por mi vocación, para que me mantuviera fiel a tu llamado. Agradecer por los abrazos infinitos de personas que me aman en esos momentos de debilidad humana.

Agradecer por tus Palabras serias en determinados momentos que me hicieron permanecer en el riel cuando me vi amenazado por las tentaciones de este mundo.

Agradecer por la poesía emanada del corazón de mis amigos, por las muchas sonrisas obsequiadas de lejos y de cerca, por los colores infinitos de las almas que me han acompañado en este tiempo.

Agradecer por el don de María, porque  a través de ella, una mañana cualquiera, nació mi vocación cuando me invitaste a formar parte de la legión de María.

Agradecer eternamente a Luisa y a Rafael, por regalarme la fuerza y la sabiduría del oriente, por regalarme la locura y los impulsos del occidente. Por amarme.

Y decir que por ti Señor conocí a mis hermanos Dehonianos, por ti conocí al padre Dehon, con ellos tu amor guio y guía estos 25 años al servicio de tu corazón A ellos debo cuanto soy en ti, sin lugar a dudas ellos son la representación de tu sagrado Corazón. Por su amor y paciencia.

Bendigo al Señor hoy y siempre.

hernán rodríguez

Deja un comentario

Header Layout

Navigation

Color Skin


Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar