Campamento juvenil “Con Jesús siempre amigos”

El 16, 17 y 18 de febrero se llevó a cabo un campamento juvenil en la casa de retiros de San Damián situada en la localidad de Mariano Roque Alonso, en Asunción, Paraguay. Este campamento está organizado por Movimiento de Jóvenes Cristianos (MJC) una vez al año para jóvenes de padres cursillistas o para jóvenes que no tienen relación con el Cursillo de Cristiandad. Acudieron 25 campamentistas, de entre 13 y 18 años, 16 monitores divididos en 4 comisiones, 8 padres de familia encargados de la cocina y un religioso Dehoniano.

Una de las pastorales que realizan los religiosos Dehonianos en Paraguay es el acompañamiento a grupos y movimientos eclesiales que existen las parroquias dehonianas, en este caso la parroquia de Limpio donde acompañamos al Movimiento Cursillo de Cristiandad (MCC), al Movimiento “Aquí estoy Señor” (MAES) y al Movimiento de Jóvenes Cristianos (MJC).

En el campamento se animó a los chicos a que formen parte del movimiento MJC y poder empezar un camino de formación y crecimiento en la fe de manera personal, comunitaria y familiar.

De este modo, la dinámica del campamento estuvo marcada por encuentros formativos, de oración, juegos, animación y de vida comunitaria. Estuvieron acompañando el campamento dos religiosos Dehonianos, P. José Arildo Ferrari y el Hno. Humberto Hidalgo.

Todas las actividades fueron realizadas por los jóvenes monitores que ya llevan un camino en MJC, se organizaron comisiones de animación, de juegos, de logística… y los jóvenes se encargaron de las actividades externas, como la acogida el primer día, la acogida y animación en el encuentro de padres y el recibimiento y cierre del campamento.

MJC tiene como lema “Pintando corazones con Jesús”, lema que también se mueve en este ambiente reparador, que como Dehonianos nos mueve en nuestra misión, hacer que cada persona vuelva a sentir la presencia amorosa de Dios en Cristo Jesús, y en este caso en particular a los jóvenes para que ellos puedan centrar sus vidas en Cristo como un verdadero amigo que no quiere otra cosa más que verlos felices.

Fue un gran fin de semana donde los asistentes comprendieron que no hace falta grandes cosas para disfrutar de la familia, de los hijos. También han sido días para renovar el caminar que se lleva en MJC, dejarse interpelar por lo nuevo, lo novedoso sin perder el centro que es Cristo.

La clausura del campamento se dio con la eucaristía, la entrega de la cruz dehoniana como recuerdo del campamento y el reencuentro de los jóvenes con sus familias, donde pudieron expresar la experiencia que vivieron durante el fin de semana y el compromiso adquirido al término de la actividad.

 

Header Layout

Navigation

Color Skin


Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que hace de nuestra web para mejorar nuestros contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar