Obras sociales de los Dehonianos en Uruguay

La presencia dehoniana en Uruguay se ha caracterizado históricamente por el compromiso social. En nuestra acción pastoral, tanto laicos como religiosos, hemos buscado tener presente las exigencias sociales del anuncio del Reino de Dios.

Respondiendo a los desafíos culturales (indiferencia religiosa) y sociales (pobreza de la periferia) del lugar donde nos ubicamos, el compromiso social se caracterizó sobre todo en el campo educativo, desde el primer Hogar de los Dehonianos holandeses hasta la situación actual.

El compromiso educativo ha abarcado los siguientes campos:

  • Educación no formal: Tarde de la Gruta, merenderos, tanto en la Gruta cómo en El Pinar.
  • Educación formal: Centros educativos: Colegios Cristo Divino Obrero y Santa Bernardita y el Jardín Juan XXIII, con el CAIF (centro de atención a la infancia y a la familia).
  • Atención a la juventud: en el extinguido Hogar P. Dehon, centro de Montevideo.
  • Formación de educadores, a través de la revista pastoral Umbrales y Ediciones Dehonianas
  • Proyecto para adolescentes en situación de vulnerabilidad Social y contexto familiar débil: “Centro Juvenil:  La Siembra” para adolescentes de entre 12 y 18 años.

El objetivo, ya desde hace años, fue el de generar una institución educativa que se comprometiera con los distintos desafíos de este país. Se proponía acompañar a los laicos que quisieran asumir con los Dehonianos este desafío para que gradualmente quedara para los religiosos la formación de los agentes de educación y para los laicos las tareas administrativas y de gestión. La propuesta final fue la de acompañar a los adolescentes y jóvenes.

En la actualidad, desde el año 2016, y con la nueva presencia de religiosos, los centros Educativos formales: los Colegios Cristo Divino Obrero y Santa Bernardita habían pasado a depender de la Asociación Sophia, dependiente del obispado de Montevideo, manteniendo los Dehonianos la propiedad pero dejando la dirección en sus manos. El centro Jardín Juan XXIII se convirtió en un Caif y un Centro Juvenil dependientes de la administración del Estado y bajo la supervisión de la Asociación de Laicos Dehonianos y la presencia en el equipo directivo de los religiosos Dehonianos.

Nuestras obras sociales en Uruguay son:

Asociación Corazón Solidario

Asociación de Laicos Dehonianos que buscan acercarse a la comunidad con un compromiso social, trabajando con las personas, Comunidad, Asociaciones y Estado para intervenir a través de proyectos concretos que intentan transformar la realidad y mejorar la calidad de vida de sectores en situación de vulnerabilidad social.

Nació el 2 de julio de 2008 a partir de una iniciativa de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús. A partir de aquí un grupo de laicos comenzó a reunirse periódicamente, viendo las principales inquietudes y necesidades de la zona de la Gruta de Lourdes. En septiembre de 2010 se funda la asociación y se inician actividades en el barrio, atendiendo principalmente a los adolescentes en situación de extrema vulnerabilidad.

La Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús, en 2010, dona a la Asociación en “comodato” un colegio de educación inicial que, a su vez, habían recibido de una señora que lo tenía cedido a las Hermanas de la Sagrada Familia en la que desarrollaban una iniciativa social de educación inicial para el barrio, el “Jardín Juan XIII”, actividad que la Asociación asumió en 2010 hasta 2015.

La Asociación de Laicos Dehonianos “Corazón Solidario” funciona a través de una comisión directiva integrada por 5 miembros uno de los cuales es un religioso dehoniano.

La asociación continuó el trabajo iniciado por las Hermanas de la Sagrada Familia de educación inicial pasando a ser anexo del colegio Cristo Divino Obrero, perteneciente a la Congregación de Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús. Ante las dificultades y para sostener económicamente el centro, se realizó un convenio con el Estado, de mayor alcance social y que atendería a las familias en situación de mayor vulnerabilidad social. En 2014 se firma un acuerdo con el Estado a través del Instituto del Niño y del Adolescente,  para gestionar un centro CAIF (Centro de Atención a la Infancia y a la Familia). Se atienden a más de 80 familias, a madres embarazadas y con bebés y atención preescolar y a niños de 2 y 3 años. El equipo de personas que trabajan son 12 profesionales (psicólogos, trabajadores sociales, educadores, cocineros, auxiliares…).

La asociación, con gran interés por los adolescentes en situación de vulnerabilidad social, elaboró proyectos para su atención, con colaboradores y voluntarios  socios llevaron adelante un “proyecto piloto” que desde 2011 contrató a un trabajador social, un psicólogo y un tallerista para trabajar con los adolescentes, brindándoles un espacio de pertenencia y un nexo con las instituciones educativas. En 2015 se logró firmar un convenio con el INAU para la creación de un centro de tiempo parcial “Centro Juvenil La Siembra” que habilita recursos para que la asociación pueda atender a un numeroso grupo adolescentes de entre 12 y 18 años, que acuden al centro de lunes a viernes, 4 horas diarias, y donde se les ofrece talleres y atención con un equipo multidisciplinario que busca, además de la elaboración de proyectos de educación formal (talleres de cocina, derechos humanos, madera, percusión, danza y natación), la incorporación a las instituciones de los jóvenes y contribuir con la familia y la comunidad. Algunos de ellos viven una situación especial (retenidos en instituciones en privación de libertad por la comisión de delitos o en instituciones de salud) que deben ser atendidos periódicamente por el centro. Los monitores llevan un control de los mismos mediante visitas y encuentros con los responsables en dichos centros. También se realizan continuas visitas a las familias de los jóvenes y a aquellos a los que les cuesta mantener la constancia en el centro juvenil. Los monitores buscan el encontrarse con ellos en el ámbito  donde viven promoviendo la vuelta al centro  para seguir trabajando en su reinserción, no solo en el centro sino, cómo fin, en la sociedad.

La tarde de la Gruta de Lourdes

Esta actividad, que nació en 2007, es llevada adelante por un grupo de voluntarios, que de lunes a viernes y de tres a seis de la tarde, viven una experiencia de comunidad con madres y niños de hasta los 12 años. Contamos para su atención también con la generosidad económica de los peregrinos del Santuario de La Gruta de Lourdes.

Pretendemos atender las necesidades de los niños y preadolescentes que, acompañados por adultos (madres y voluntarios), generan herramientas y hábitos al servicio del cuidado y desarrollo físico, psicológico y social. Se refuerzan aspectos como la alimentación, la higiene, la formación humana y cristiana (catequesis) en un ambiente familiar, comunitario y recreativo que permita una “vida buena” desde los primeros años de la infancia.

Los niños reciben alimentación complementaria, atención de una psicóloga y una odontóloga, además de formación humana no reglada con apoyo al trabajo escolar y deportes. Las madres colaboran en el acompañamiento de los niños. Ellas también participan en talleres de costura, peluquería, cocina, decoración que se realizan por las mañanas.

También nos esforzamos por disminuir la exposición a factores de riesgo; promovemos el cuidado de su cuerpo, desde la incorporación de hábitos de higiene y salud. Y, en cuanto a lo social, trabajamos por despertar intereses y compromiso por todo lo que constituye una comunidad: integración, servicio, amistad… Desarrollo de valores que apunten a la solidaridad, honestidad, responsabilidad, compromiso, equidad, y actitudes y aptitudes positivas hacia el trabajo.

“Primer miércoles tras el 11 de cada mes”

Cada mes, en el día 11, el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, en Montevideo, se viste de fiesta para recibir a los numerosos peregrinos que se acercan para honrar a nuestra Madre y Señora. Peregrinos que, conmovidos por las muchas necesidades de una parte importante de los vecinos del barrio de La Gruta, colaboran con aportación de alimentos de primera necesidad. Cada mes atendemos desde la obra de Cáritas a muchas familias que viven en necesidad. Son más de setenta (70) las canastas de comida que se entregan mensualmente. Canastas con alimentos de primera necesidad: leche en polvo para bebés, aceite, azúcar, harina, arroz, pasta, polenta, salsa de tomate. También entregamos pañales para bebés y adultos discapacitados.

Venta económica

Las dos parroquias realizan la “Venta económica” en las capillas de San Pancracio y San Martín de Porres, además de las que se realizan en el Colegio Jesús Divino Obrero y en el Centro Juvenil La Siembra.      Es costumbre que muchos peregrinos del Santuario de La Gruta de la Virgen de Lourdes donen ropa para los pobres. Esa ropa usada, una vez seleccionada y clasificada por los voluntarios de las distintas capillas y centros, se entregan gratuitamente a todas aquellas personas necesitadas que la soliciten. Los sobrantes se ponen a la venta a precios muy asequibles para todas aquellas personas que quieran adquirirlas. Una vez realizada la venta se contabilizan los beneficios y se aplican a las obras sociales y a la atención general de los más necesitados.

Header Layout

Navigation

Color Skin


Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que hace de nuestra web para mejorar nuestros contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar